Chapter 1 Chapter 2 Chapter 3 Chapter 4 Chapter 5 Close

Capítulo 3: Cómo utilizar el crédito en beneficio propio

A pesar de todas las ventajas y comodidades que puede ofrecer un crédito, existen algunos problemas asociados al uso del crédito.
Las tasas de interés y cargos pueden aumentar drásticamente el costo de una compra realizada con crédito y las líneas de crédito generosas propician gastos superiores a los previstos. Si se usa correctamente, el crédito puede ser una herramienta excelente y es la única forma de establecer antecedentes crediticios positivos, lo cual le ayudará a obtener lo que desea en el futuro con una financiación más baja.


Un gran uso – y abuso
Existen muchos usos que pueden darse a las tarjetas de crédito. Son herramientas de pago muy prácticas, especialmente para los artículos costosos. Y como uno recibe estados de cuentas detallados, las tarjetas de crédito también sirven para hacer un seguimiento de los gastos. Con algunas tarjetas incluso se pueden acumular puntos para boletos de avión, reintegros de dinero y descuentos sobre productos. De hecho, las tarjetas de crédito a veces son la única forma de conseguir lo que uno necesita, por ejemplo, para reservar un cuarto de hotel, comprar boletos de avión, realizar compras por Internet y alquilar un auto.

El problema comienza cuando uno abusa de las tarjetas de crédito. Nunca confunda una línea de crédito con “dinero extra”. No es una bonificación para las vacaciones ni dinero para emergencias (para eso está el ahorro). Y más importante aún, no es dinero adicional para resolver la falta de dinero hasta el mes próximo. Darle ese uso puede ser útil momentáneamente, pero puede complicarle más las cosas el mes siguiente cuando surjan los mismos problemas de liquidez, pero con más deuda que pagar.


Utilice el crédito prudentemente

  • Utilice únicamente el monto que va a poder pagar cuando venza la factura.
  • Siempre pague antes del vencimiento.
  • Tenga disponible únicamente la cantidad de crédito adecuada para sus necesidades.
  • Tenga y utilice distintos instrumentos de crédito: tarjetas de crédito, préstamos, tarjetas sin financiamiento, etc.
  • Solicite únicamente el crédito que necesita.
  • Si tiene una deuda ahora, cancélela cuanto antes.
  • Evite los préstamos caros, con multas altas que pueden perjudicarle.


Evite recargar su crédito

  • Conserve sus recibos de tarjetas de crédito en un sobre y vaya anotando el total en el exterior del sobre. Si el total excede el monto que usted considere adecuado, restrinja sus gastos.
  • Evite comprar en tiendas donde sabe que se tentará y gastará más de lo que puede pagar.
  • Ahorre todos los meses para los gastos periódicos y gastos de emergencia como el mantenimiento de vehículos, cuentas médicas, regalos y vacaciones. De ese modo, no tendrá que utilizar el crédito para cubrir esos gastos, o, si compra con tarjeta de crédito, pague el saldo total cuando llegue la factura.
  • Limite la cantidad de cuentas de tarjetas de crédito abiertas que tiene. Es más fácil hacer el seguimiento del total de su deuda pendiente si tiene pocas cuentas.


Elija el crédito atentamente

No todas las ofertas de crédito son iguales. Actualmente existen algunos préstamos en el mercado que son demasiado caros para los consumidores.

  • Préstamos hasta el día de pago: Se toma dinero prestado del próximo sueldo. El funcionamiento es el siguiente, usted emite un cheque al prestamista por el monto que desea tomar prestado más un cargo. El cheque generalmente se retiene hasta la fecha de su próximo pago, momento en el cual usted deberá recuperar el cheque mediante el pago del valor nominal o permitir que se deposite el cheque para su cobro. Si usted no puede cubrir el cheque, puede refinanciarlo por otro período emitiendo otro cheque, lo cual originará otros cargos que se sumarán al saldo. Las tasas de interés anuales de este tipo de préstamo varían de 390 a 871 por ciento, los préstamos hasta el día de pago no son un negocio.

  • Préstamos sobre el título del auto: Los préstamos sobre el título del auto se promocionan como préstamos pequeños para emergencias pero debido a que las tasas de interés generalmente ascienden a las tres cifras, la cancelación de estos préstamos es difícil y muy cara. No se necesita tener buen crédito ni un empleo para recibir este préstamo, simplemente debe endosar el título de propiedad de su auto como garantía y entregar un juego de llaves extra. Generalmente el plazo para pagar este préstamo es de un mes. Si bien la mayoría de los préstamos son de $1000 o menos, los cargos de financiamiento empiezan a acumularse rápidamente y puede llegar a perder su vehículo si no puede cumplir con el pago.

  • Tarjetas de crédito de costos altos: Algunas tarjetas de crédito cobran cargos tan altos que no tiene sentido usarlas. Cargos anuales inflados, cargos por solicitud, cargos mensuales por mantenimiento y muchos otros cargos pueden hacer que usted termine debiendo cientos de dólares antes de cargar siquiera un centavo a su tarjeta.
Copyright © 2008 BALANCE